Yoga para todos (algunas ideas sobre yoga y salud)

Compartido por Felipe Díaz

Extracto de “El sendero hacia la salud holística” de B.K.S Iyengar
“El yoga es una luz que, una vez encendida, ya no se apaga. Cuanto más se practique,
más brillará”
Uno de los principales objetivos del yoga es recuperar la simplicidad y la paz de la mente, para liberarla de la confusión y el sufrimiento. Esta tranquilidad procede de la practica de las asanas y el pranayama. A diferencia de otras formas de ejercicio en las que se ejerce mucha presión sobre músculos y huesos, el yoga rejuvenece el cuerpo con suavidad. Al restaurarlo, libera la mente de los sentimientos negativos causados por el acelerado ritmo de la vida moderna. La práctica del yoga llena de esperanza y optimismo los embalses que hay dentro de cada uno de nosotros. Nos ayuda a superar los obstáculos en el camino que lleva a perfeccionar la salud y satisfacer el espíritu. El yoga es un renacimiento.
Después de una sesión de yoga, la mente se queda tranquila y pasiva”
El camino hacia la salud:
  • La buena salud es el resultado de la perfecta comunicación entre cada parte del cuerpo y la mente, cuando todas las células se comunican entre sí. Aunque el yoga es esencialmente una ciencia espiritual, nos lleva al bienestar físico y emocional.
  • La salud no es sólo la ausencia de enfermedad. Para gozar de una buena salud, las articulaciones, los tejidos, los músculos, las células, los nervios, las glándulas y todos los sistemas del cuerpo deben estar en un perfecto equilibrio y armonía.
  • La salud es el perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente, el intelecto y el alma. Es como el agua que discurre en el río, siempre fresca y pura, fluyendo sin cesar. Los humanos somos una combinación de los sentidos de la percepción, los órganos de acción, la mente, la inteligencia, la conciencia interna y la moral. Al practicar yoga, trabajamos todos estaos aspectos.
  • Las asanas de yoga ayudan a distribuir de manera uniforme la bioenergía o fuerza vital que aporta a la mente un estado de calma. La persona que practica yoga se enfrenta a la vida no como una víctima, sino como alguien que domina y controla las situaciones, las circunstancias y el entorno de su vida.
  • Las asanas equilibran a la perfección los diferentes sistemas: respiratorio, circulatorio, nervioso, hormonal, digestivo, excretor  y reproductor. Ese equilibrio en el cuerpo nos infunde paz mental, al tiempo que mejora la claridad intelectual.
La armonía entre cuerpo y mente:
  • Las asanas se adaptan  a las necesidades de cada persona de acuerdo a su constitución y condición física específica. En las asanas se realizan movimientos verticales, horizontales y cíclicos, que insuflan energía al sistema al dirigir el suministro de sangre hacia las zonas del cuerpo que más lo necesitan.
  • En yoga, observamos y atendemos  a todas nuestras células y les suministramos sangre renovada, lo que les permite funcionar sin obstáculos.
  • La mente es de por sí activa y dinámica, mientras que el alma es luminosa. Sin embargo, los cuerpos poco saludables tienden a albergar mentes inertes, embotadas y lentas. Es la práctica de yoga lo que elimina esta lentitud y abotargamiento del cuerpo y pone este último al nivel de la mente activa. En última instancia, el cuerpo y la mente alcanzan el nivel del yo iluminado.
  • La práctica del yoga estimula y cambia las actitudes emocionales, y convierte aprensión en valentía, la indecisión y la falta de criterio en una capacidad positiva para tomar decisiones, y la inestabilidad emocional en confianza y equilibrio mental.