Tipos de clases

tapah svadhyaya Isvarapranidhanani kriyayogah
Un ardiente celo en la práctica (tapas), el estudio del sí-mismo (svadhyaya)  y la entrega a Dios (Isvsarapranidhana) son las obras del yoga.
Yoga Sutras de Patañjali II.1
Para conocer todos los tipos de clases, sólo debes avanzar con las flechas amarillas (al lado de los textos).

Clase principiantes (Las Condes)

Clase dirigida a quienes se inician en la práctica del Yoga Iyengar. Es importante que se asista a esta clase semanal sobre todo durante los primeros seis meses a un año de práctica.

Clases generales

Se sientan las bases para aprender el alcance y la profundidad del método Iyengar. Se abordan las posturas de pie y se introduce el equilibrio sobre la cabeza (sirsasana) y sobre los hombros (sarvangasana), además de otras posturas fundamentales. La práctica regular (mínimo 2 veces por semana) crea movilidad y desbloquea las principales articulaciones del cuerpo y fortalece y alarga la musculatura de brazos y piernas. Así se construyen los fundamentos para una práctica progresiva y segura donde el alumno aprende a conocer su cuerpo y equilibrar sus capacidades. Además, otorga una mayor concentración, resistencia, determinación, disciplina y reflexión sobre las acciones realizadas. Práctica de pranayama mensual. Se recomienda que todos los estudiantes nuevos en el yoga Iyengar tomen este nivel por 1 o 2 años, o hasta que su profesor regular le indique.

Clases intermedias

Se profundiza y amplía el conocimiento de las posturas de pie y otras posturas básicas aprendidas en las clases principiantes, buscando reconocer acciones claves, y explorar las sutilezas de la práctica a través de una mayor permanencia en las posturas. Se introduce un trabajo más extenso de otras familias como arcos, torsiones, inversiones y posturas de sentado. Práctica de pranayama mensual.

Se requieren al menos dos años de práctica regular y la permanencia en sirsasana, sarvangasana y paschimottanasana.

Clases seniors

Vivimos una época en la que el envejecimiento del cuerpo físico está asociado a la enfermedad y el sufrimiento, algo que obedece a distintos factores como el estilo de vida, herencia genética o accidentes. En este periodo el Yoga se transforma en un camino de liberación a través del
autoconocimiento y la exploración del mundo interior. El envejecimiento del cuerpo es inevitable, pero con una práctica regular y bien dirigida este proceso se puede vivir con sabiduría y sin dolor.
Algunos de los beneficios terapéuticos de la práctica son: disminución de dolores crónicos, corrección postural, disminución de síntomas asociados al stress, bienestar y felicidad general.
Antes de comenzar a practicar debe entrevistarse con el profesor y traer exámenes e historial médico si hubiese.

Relajación profunda

El objetivo de esta clase es calmar y equilibrar el sistema nervioso a través de secuencias de posturas recuperativas, que con la ayuda de implementos se pueden realizar y sostener por largo tiempo. La permanencia estimula la respuesta de relajación del sistema nervioso parasimpático a través del cual los músculos se relajan, se estimula el sistema glandular, desciende el pulso y la presión arterial, y podemos experimentar un estado de profunda relajación que nos permite sentir renovados.
El ritmo y las exigencias de la vida moderna, así como la falta de tiempo para el descanso agotan nuestras reservas lo que puede conducir a la enfermedad. De ahí la importancia de incluir en nuestra práctica regular secuencias recuperativas que nos ayuden a desbloquear los espacios del cuerpo que albergan verdaderos reservorios de bioenergía.

Práctica personal

Las salas de la escuela están abiertas para la práctica personal de los alumnos de la escuela. Si tienes dudas pregunta a tu profesor regular, quien podrá orientarte en el desarrollo y establecimiento de una práctica propia.

 

¿Primera vez que practicas yoga?

Te recomendamos leer nuestra guía para alumnos nuevos.

conoce más ›