Qué es el Yoga Iyengar

La práctica del Yoga Iyengar se basa en la alineación de la columna vertebral, lo que favorece la circulación, crea espacio en las articulaciones y equilibra el flujo energético de todo el cuerpo, beneficiando a las distintas funciones orgánicas y haciendo más fuerte y resistente al organismo.

Las posturas se practican en secuencias específicas y progresivas que buscan la profundización cada vez mayor de la práctica. Los detalles técnicos se introducen de acuerdo con el nivel del alumno, para que éste pueda incorporarlas sin riesgo de lesiones.

Al mismo tiempo, a través de la observación constante y la búsqueda de precisión de cada acción y movimiento realizado, se cultiva una actitud de percepción activa y atención permanente que desarrolla la concentración, el discernimiento, la claridad mental y el equilibrio.

El Yoga Iyengar es recomendable para cualquier persona, sin importar su edad o condición física.  El uso de implementos como sillas, cojines, cintos y bloques de madera permiten que todos puedan practicar las posturas y beneficiarse de ellas. Además, tiene una aplicación terapéutica para diferentes dolencias, a través de secuencias de posturas específicas.