Alumno nuevo

¡Te damos la bienvenida a Yoga Mukti!

Queremos contarte algunas cosas importantes:

El Yoga es mucho más que un ejercicio físico

Practicar Yoga es como descascarar una cebolla: no puedes llegar al corazón de ella sin primero remover las capas exteriores. La disciplina del yoga propone un estudio consciente y progresivo de uno mismo, que conduce desde las capas externas hacia las más internas del ser.  Este camino abarca distintos niveles del complejo cuerpo-mente: remueve tensiones físicas, otorga agilidad, fuerza y destreza; restaura y optimiza los distintos sistemas orgánicos; cultiva una mente clara, tranquila y enfocada. En otras palabras, la práctica regular ayuda a obtener buena salud física, paz mental, ecuanimidad emocional y claridad intelectual.

Sobre la metodología Iyengar

El maestro BKS Iyengar desarrolló un sistema de estudio secuencial y progresivo del asana mediante el cual el alumno se embarca en un proceso más consciente, responsable y orientado a la auto-observación. Todo alumno debe partir asistiendo a clases de Nivel Introductorio y General, donde se enseñan las bases de la metodología, que tienen en cuenta los siguientes aspectos:

LA PRÁCTICA PROGRESIVA DISMINUYE POSIBLES LESIONES

Cuando comenzamos la práctica del yoga, es normal que durante un tiempo el cuerpo presente cierto grado de resistencia o rigidez. La repetición sistemática de ciertos grupos de posturas prepara gradualmente a músculos, articulaciones y huesos, para resistir mayores cargas de trabajo. Con el tiempo el cuerpo responde de manera más fácil y rápida al aumento en la exigencia o complejidad de las nuevas posturas que se van incorporando. La comprensión de la técnica y la capacidad física aumentan a la par, lo que reduce la posibilidad de lesiones y conduce a la madurez del practicante.

DESARROLLA LA AUTO-OBSERVACIÓN

A través de la repetición de grupos de posturas específicas (que varían semana a semana de acuerdo al nivel de práctica) el cuerpo se acostumbra a los movimientos y acciones requeridos, desarrollando lo que se conoce como “memoria corporal”. El alumno es capaz entonces de observar y evaluar más fácilmente su propia evolución en el tiempo, detectando sus debilidades y potenciando sus fortalezas.

PRACTICA REGULAR

La regularidad se refiere a la constancia con la cual se asiste a clases o se practica. Para un desarrollo progresivo y un avance seguro se requiere, como mínimo, una asistencia de dos veces en semana en los niveles iniciales. Como ideal sugerimos practicar día por medio (3 veces en semana) procurando, en lo posible, dedicar en casa un pequeño espacio de tiempo (entre 10-30 min) para realizar las posturas que recuerdes de tu clase anterior.

La experiencia de una clase

La práctica de asanas (posturas) en una clase es secuencial y progresiva, cada postura prepara el cuerpo para la siguiente, y el conjunto de posturas practicado en una clase tiene un efecto determinado en el organismo.

Normalmente una clase comienza con posturas que calman y enfocan la mente y a la vez disponen el cuerpo para el movimiento. Se sigue con posturas energizantes donde se trabajan aspectos como el equilibrio, fortaleza y movilidad de distintas zonas. Para finalizar se realizan posturas recuperativas y calmantes.

Una práctica correcta depende de una secuencia equilibrada, y al final de una clase el practicante debe sentir su cuerpo vivo y su mente en calma.

Algunas normas de la escuela
Hora de llegada

Llega al menos 15 minutos antes de que comience la clase para que puedas registrarte, cambiarte y sentarte un instante en calma para centrar tu mente antes de la práctica.

Silencio

Mantén el silencio en los espacios de la escuela, y asegúrate de apagar tu celular durante la práctica.

Vestimenta

Usa ropa ajustada (calzas, short) y el pelo tomado para hacer más fácil que el profesor corrija tu alineamiento. Se practica descalzo, pero puedes ingresar a la sala con calcetines y más abrigo para usarlo al final de la clase.

Comida antes de clases

La práctica tiene un impacto sobre la fisiología del cuerpo por lo que es importante que el estómago esté vacio. Se requiere una digestión de 3-4 horas luego de una comida principal y 1- 2 horas después de una comida liviana para que la práctica no interfiera en ese proceso. Si necesitas comer un snack antes de clases prefiere unos frutos secos o una manzana. Evita beber agua cerca de la práctica o inmediatamente después puesto que altera la temperatura del cuerpo.

Tu estado de salud importa

Es importante que le cuentes al profesor sobre cualquier malestar o dolor del momento, así como  tu historial de lesiones o enfermedades.

Ritual de inicio de clase

Partimos cada clase creando un ambiente de calma y enfoque a través de la construcción de una postura estable y la observación de los sentidos y la respiración.  Siguiendo la tradición milenaria de la enseñanza oral el profesor guía una invocación a Patañjali, padre del yoga, y los alumnos repiten. Con este ritual se crea una disposición física, mental y emocional para recibir la enseñanza del yoga y experimentarla desde la intuición y creatividad.

No interrumpir

Si llegas atrasado debes esperar fuera de la sala que el Ritual de Inicio de clase haya finalizado.

Práctica durante la menstruación

Durante el ciclo menstrual el cuerpo está pasando por un proceso inflamatorio y una profunda desintoxicación por lo que es importante contarle al profesor para que adapte la práctica para optimizar ese proceso. Durante el periodo no se hacen inversiones, torsiones o posturas abdominales principalmente. Si tienes un trastorno en tu ciclo es importante que le cuentes también al profesor puesto que una secuencia específica te puede ayudar.

Salir antes de la clase

Avisa al profesor si debes retirarte antes de la clase, para que pueda guiarte en las últimas posturas.